Un gallo pinto con horchata, por favor

La gastronomía siempre ha sido un factor importante al momento de planear un viaje. Guanacaste es de esos destinos inesperados que cautivan a sus visitantes gracias a su exquisita cultura gastronómica. ¿Cuáles lugares volverías a visitar solo por volver a probar su deliciosa comida? Te sorprenderías con la respuesta.

 

Tras la conquista española en 1540, se sumó el aporte cultural Europeo. La cocina guanacasteca ha recibido esta influencia precolombina y colonial, manifestada en la forma de diversos platillos elaborados a base de maíz – alimento que en Costa Rica ha sido declarado patrimonio cultural. A esto se suman alimentos propios de un pueblo con una herencia basada en la vida de la granja, el cuido del ganado y la agricultura. Los guisos, tamales, pisques, rosquillas, chicheme, rompope y vino criollo son ejemplos de la rica gastronomía de Costa Rica.

 

Visitar Guanacaste implica adentrarse no solo en su cultura milenaria, sino también en su cultura gastronómica, la cual, profundamente influenciada por la presencia de los conquistadores Españoles; nos introduce en las particulares variantes de los platos típicos hispanoamericanos. Por ejemplo: el gallo pinto, (plato típico del país), el arroz con maíz, los tamales de CERDO, y en sus bebidas típicas como la Horchata, el Pozol y el Chicheme.

 

Toda una experiencia culinaria, que nos transportará en el tiempo, y nos hará entender nuestros propios orígenes como Hispano-Americanos.